Día: 16 abril, 2017

Basilica Sant’Ambrogio e Carlo al Corso

Hermosa Basilica en el centro de la Vía del Corso, por ello se le conoce comúnmente como San Carlo al Corso, está dedicada a los santos Ambrosio y Carlos Borromeo, que fue canonizado en 1620, ambos originarios de Milán. Su construcción inicio en 1612 sobre una antigua iglesia llamada San Nicola de Toffo.

san-carlo-al-corsodscn6813.jpg

Una hermosa obra de arte con frescos bellísimos, decoración llena de detalles.

Las capillas que se encuentran en los laterales están llenas de arte y hermosas representaciones de la vida. Una en particular es la capilla de la sagrada familia. Otra hermosa capilla es donde están hermosas obras dedicadas a la Virgen María.

1.jpg
En el exterior en la  parte posterior a los costados y frene al antiguo Mausoleo de Augusto están dos estatuas gigantes de los Santos a quienes se ha dedicado esta Basílica.

img_3364.jpg

2.jpg

Santa Maria degli Angeli e dei Martiri 

El último gran proyecto arquitectónico de Miguel Ángel, con el nombre de Santa María de los Angeles y de los Mártires, debido al pedido del padre porque consideraron apropiado un lugar de culto para los cristianos esclavos que trabajaron y perdieron la vida en la construcción de las termas.

 

img_7242

Ir caminando por Piazza Repubblica y mirar lo que parece ser los restos de uno de los tantos sitios arqueológicos de Roma lleno de historia sorprendente, pero solo entrar y maravillarnos al descubrir un mundo hermoso que no podíamos imaginar que existiría tras esos muros que parecen abandonados y que no esconden tesoro, arte o secreto alguno.

Es más vale acotar para hacer más apetecedora la visita, que durante el siglo XVIII el interior de la iglesia fue transformado por Luigi Vanvitelli quien convirtió a la iglesia en una pinacoteca gracias a algunas obras traídas desde la Basilica de San Pedro, así pueden tener una idea de las grandes joyas que aquí podrán contemplar.

Está construida sobre las ruinas de las Termas de Diocleciano que habían quedado abandonadas y sin uso, su diseño fue del maestro Miguel Angel realizado en el año 1562 bajo el pedido del papa Pio IV.

Una entrada nada común o muy atípica para una iglesia como es la sala sindica que perteneció a la construcción anterior de las Termas, el vestíbulo circular es la entrada de esta iglesia con bellas obras en las paredes, techos y en el mismo suelo de mármol.

Collage_Fotor

Un gran organo con mas de 5400 tubos, con 4 teclados y que fue donado al Papa Juan Pablo II por el jubileo del año 2000; La meridiana que es una larga línea de bronce colocada en el pavimento del crucero, fue hecha construir con fines ornamentales pero también para calcular la fecha de la pascua, y la llegada de los solsticios y los equinoccios, además de funcionar como calendario, que fue construida en el año 1702 por el pedido del papa Clemente XI y realizada sobre diseños de Miguel Angel por Francesco Bianchini son algunas de las maravillas que aquí se pueden apreciar.

1.jpg

 

 

Basilica De San Pedro 

La basilica di San Pietro in Vaticano, el nombre completo es: Papale Basilica Maggiore di San Pietro in Vaticano.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_5378
La fachada mide nada mas que 115 mtrs. de ancho por 46 mtrs de alto.

La más conocida de todas, llena de secretos, misterios, leyendas, obras y grandes artistas que han dejado su huella en este templo majestuoso que es la Iglesia más grande del mundo y es el centro del catolicismo.

Su construcción inicio en el año 1506 con el papa Giulio II y se terminó su construcción en el año 1626 y está ubicada sobre el lugar donde fue enterrado San Pedro uno de los 12 apóstoles de Jesus y quien fue el primero de los pontífices. Tiene internamente 43 altares y 11 capillas.

Todo lo que pueda expresar en estas líneas quedaría corto con la joya que tenemos ante nuestros ojos, pero si me quedo pendiente de poder contarles más adelante sobre sus curiosidades y tantos detalles que existen en la más grande y representativa edificación del cristianismo.

Así como la plaza obra de Bernini que se terminó en 1667. La más grande de todas es imposible detallarla en este blog, además porque es tanto lo que tiene para conocer, descubrir y contar que solo lo podré hacer en diferentes entradas. Y por supuesto vale la pena decir que cada uno tiene una sensación diferente al ingresar, al presenciar una santa misa, al caminar y sentir o percibir lo que está viendo y lo que está recibiendo en ese preciso momento. Nunca nos cansaremos de entrar a la Basílica porque siempre se descubre algo nuevo.

unadjustednonraw_thumb_357f
El día que la Virgen del Quinche -Ecuador- estuvo de huésped en la Basílica de San Pedro