Día: 9 mayo, 2018

La herida es por donde entra La Luz

Embellecer y reconocer que de lo roto se puede hacer algo más bello y fuerte.

Y así es la Resilencia, de las adversidades y dificultades sacar lo positivo y convertirlo en oportunidades.

Esto es para todos los que nos han roto o no hemos roto en esta vida.

El Kintsugi es la técnica de reparar piezas rotas de cerámica sin ocultar sus cicatrices, todo lo contrario, agregándoles una resina con oro con el mensaje que a veces los defectos son las más grandes virtudes; que cuando algo ha sufrido un daño y tiene historia se vuelve más hermoso.

Si algo valioso se rompe la estrategia es brindarle la capacidad de recuperarse, con fortaleza. Entender que los vínculos lastimados se pueden volver más fuertes. En lugar de ocultarlas ahora de celebran y son más fuertes.