Día: 4 febrero, 2019

Trenzando tristezas.

La trenza uno de los símbolos mágicos más antiguos, usados en cultos, por emperadores, para la unión y la fuerza, para la armonia y también para quemar el dolor.

Cuentan que si te sientes triste lo mejor que puedes hacer es trenzar el cabello y así el dolor quedaría atrapado ahí y no llegaría al resto del cuerpo; “hay que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.

Hoy 4 de febrero hace un año me desperté con una noticia que me ha producido mucho dolor, quien había trenzado mi vida a la suya, y quien me acariciaba el corazón con sus cariños y mientras hacía trenzas en mi cabello hace un año decidió descansar y convertirse en el bello ángel que hoy me acompaña cada día desde que me levanto hasta que me acuesto.

Recuerdo como las hacía con cintas y como cuando le pedía que lo hiciera en la noche para darle volumen a mi melena lascia ella disfrutaba hacerlo y las hacía con el mayor amor posible.

Como quisiera que hoy estuvieras aquí trenzando mi cabello una vez más, poder sentarme frente a ti, poder sentir tus caricias, ver tus manos y mirarme en tus ojos color cielo una vez más.

Te extraño tanto.