Aquí entre Nos

Tomar un café va más allá de llegar a un bar y pedir un café, un guayoyo, con leche, un marroncito, un cappuccino, un espresso, lungo, macchiato freddo o un café americano …. del modo que lo pidamos solo depende del gusto y del ánimo; lo que lo hace más especial es lo que viene luego, sentarse a esperarlo, si se toma en casa, la taza que se usa, con que se le acompaña y hasta la azucarera como aquella gorda de plata que tenia mi extrañada abuela. Tomar un café puede significar tanto este ritual desde la invitación con el “Vamos a tomar un café”  para conversar con un familiar o amigo, o el “Te invito un café” para conocer a alguien, escuchar las penas de alguien que sabemos lo necesita y/o para desahogarnos también; por supuesto hay los café de negocios y los sociales, pero sobretodo hay estos cafés más sentidos y especiales que se toman con personas tan cercanas y se convierten en una experiencia esos momentos mágicos.

Es que el café es la excusa perfecta para compartir sentimientos, estados de ánimo, se convierte en el arte de poder destapar esa olla de emociones del otro o de nosotros mismos. Es un acto lleno de magia y muy intimo que nos acompaña con las más grandes carcajadas y también los más dolorosos momentos de llanto, es un aliado y se convierte en el confidente de todo aquello que compartimos adquiriendo un importante valor dentro de nuestro día a día.

Hoy más que nunca extraño esos momentos tan especiales junto a mi ángel llamado a abuela, quien me invito a formar parte desde muy pequeña a este ritual, recuerdo cuando esperaba que se tomara su café para colocar azúcar en su taza y así aprovechar esas últimas gotas, o cuando aún siendo pequeña tomaba en la noche un “agua de hierbas” porque obviamente no podía tomar café, ese ritual junto a ella luego se transformo en café, en largas charlas, o mientras veíamos algún programa, estábamos en la cocina, nos sentábamos en la sala o lo tomábamos en la mañana con el desayuno o luego del almuerzo. Hoy 16 meses desde que te dieron esas alas en el cielo para ser mi ángel como desearía que te den un momento terrenal y saborear una taza de café junto a ti…. Hoy te recuerdo como cada día tomando una taza de café.

4 Replies to “Un café lleno de sentimientos”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: