Smuack !

El sonido de un beso, esta expresión de afecto que es tan antigua como la vida en este planeta. Las referencias más antiguas dicen que los besos fueron esculpidos 2.500 a.C. en las paredes de los templos de Khajuraho, en la India.

Mi preferido – El famoso beso de Rachel McAdams (Allie) y Ryan Gosling (Noah) en la película ‘The Notebook’ en 2004. Sin duda uno de los besos más románticos y apasionados de la historia.

Sea apasionado, un beso esquimal, uno clandestino, un piquito, o un poco más húmedo, hay tantos tipos de besos como nuestra libertad e imaginación sugiera.

Es un ejercicio fabuloso porque son casi 34 los músculos que se mueven para esta expresión de afecto. El beso tiene una historia y es deber de los amantes generosos conocerla: la palabra proviene del latín basium, por lo que ya desde sus orígenes está dotada de notable tersura fonética. En la Italia medieval, si un hombre besaba a una doncella en público, el matrimonio era una obligación, mientras que en las cortes francesas del siglo XVII, la promiscuidad era la regla. En Rusia, una de las mas altas formas de reconocimiento oficial era un beso al zar. Uno de los besos mas conocidos es el «beso francés», que es en que las lenguas se entrelazan. También es conocido como «beso de lengua». La expresión fue creada por Volta en 1920.

tomada en 1950 por Robert Doisneau frente al Hotel de Ville, y ha simbolizado durante mucho tiempo el romanticismo de París.

Por otro lado la gente solía besar la mano de aquella persona con un nivel social más alto, o el de mayor jerarquia en la familia como los padres, abuelos o bisabuelos o bien quien tuviera un cargo importante en determinado ámbito como el padre de la iglesia, los cardenales, los obispos, etc; ese beso era muestra de respeto más que de afecto; en cambio se besaban en la mejilla dos personas de iguales condiciones como muestra cercanía.

A las damas por su parte y para no faltarles al respeto, también se les besaba en la mano, en vez de la mejilla.

El beso paso de ser una muestra de afecto a ser también una expresión de amor hacia la otra persona. Sin embargo y durante la Revolución Industrial, quedo prohibido. La gente ya no podía besarse en público.

Alfred Eisenstaedt tomó este acontecimiento espontáneamente, que ocurrió en Times Square tras el anuncio del fin de la Segunda Guerra.

Posteriormente y ante tal prohibición, durante los años 60, la gente se reveló y para demostrarlo hacía lo que no se podía: besarse en público.

Aunque todavía en algunas culturas el beso no es socialmente aceptado, en otras partes del planeta sigue vigente, ya sea para demostrar afecto, cariño, ternura o amor.

Sea lo que sea que este 14 de febrero, Día de San Valentín, renueve la esperanza de que, bajo su influjo, los corazones enamorados afronten felices el desafío que propone cada beso.

El beso de Klimt

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s