Etiqueta: ProbandoHelados

Helados en pleno verano

Manos pegajosas, boquitas sonrientes llenas de chocolate, brillo en los ojos y una sensación de que refrescante cada probada…. Hoy estaremos Parlando di Gelato

Y aunque no soy una gran fan, no es lo primero que voy a buscar pero si debo decir que cuando pruebo uno no me arrepiento ni me quejo de los dedos empegostados mmm bueno eso no es verdad siempre me quejaré cuando se derrite el helado y me quedan ‘Le dita appiccicose” , los dedos pegajosos….  pero lo sabroso, cremoso de los helados nadie nos quieta ….. y aquí empezamos.

Tengo muchos guardados pero hoy entre una espera y otra disfrute de un rico velado de Pistacho y mango una combinación extraña pero divina.

Neve di Latte, que el secreto según sus propietarios son los ingredientes, la cuidadosa selección de la materia prima como la leche biodinámica de Baviera, el agua de la montaña, huevos de criadero biológico, azúcar de las Filipinas y azúcar de caña de Brasil, entre tanto as más.

Gustos para todos los gustos 😂 hasta para los paladares más exigentes.

Dirección:

Neve di Latte Flaminio, via Luigi Poletti, 6.

Neve di Latte Prati, via Federico Cesi, 1.

Y tienen también servicio a domicilio en ciertas aplicaciones, es decir no hay escusa.

Momento de probar helados

Si porque desde hoy se instaló la feria de los helados en Villa Borghese y hay un sin fin de sabores para probar. Es un desafío entre los grandes heladeros que ofrecen sabores novedosos y muy originales que están tras la clasificación para el campeonato mundial de helados.

Además un jurado y que quienes visitan obviamente prueban y votan por su sabor favorito, para ver quien es el elegido entre todos los participantes y continuar en el camino al concurso de los súper heladeros del mundo.

Lo mejor de todo es que luego podemos disfrutar del sol en el parque, leer, quienes quieren tomar un poco de color, hay otros qué realizan un picnic entre amigas… venir en familia, pareja entre amigos y hasta solo es válido para probar todas las opciones de helados que hay.

Un grupo de 3 amigas al fondo en medio de una despedida de soltera muy primaveral

Parlando di Gelato

Porque no solo es de pizza y pasta que aquí se habla por las calles… mmmm me hace pensar que debo compartir otras opciones gastronómicas romanas. Porque en Roma luego de la pizza, de las pastas, del café por supuesto hay que buscar un dulce para cerrar con broche de oro cualquier experiencia gastronómica.

Es momento de empezar a ver las largas filas, manos pegajosas con lineas de sabores, labios manchados, caras felices con la exclamación de “OH MIO DIO” luego del placer de un momento de dulces y deliciosas calorías.

Gelateria_Verde_Pistacchio_Rome

En este caso las heladerías romanas grandes y fabulosas, tradicionales y llenas de quienes buscan refrescarse del calor que ha empezado, de otros que por más que estuviéramos en invierno no pierden oportunidad de un pecado dulce y hay quienes buscamos endulzar el día para pensar un poco mientras saboreamos estos deliciosos y novedosos sabores.

Empecemos este nuevo proyecto visitando heladerías.

Hoy empezamos por la fantástica Gelateria La Romana que es un clásico de 70 años y que si pasan por alguno de sus locales en cola di Rienzo, XX settembre y tantos lugares más que donde voltees te encuentras una.

Una mezcla de emociones, innovación y tradición, manteniendo las recetas originales y el uso de ingredientes de primera calidad, leche biológica, productos naturales, frutas frescas y el amor por el producto que realizan, son artesanos por convicción.

Cada local tiene un encanto impecable, locales blancos y con una atención de primera.

Siempre busco un helado que me encanta como el de café, claro si soy una Café adicta no se podía esperar otra cosa, pero también limón y sabores más convencionales, y luego pido una recomendación de la casa para probar y hasta ahora no hay desilusión alguna.

gelateria-la-romana
Imaginen su helado bajo esta llave abierta de Chocolate ?

La romana una de las recomendaciones para poder endulzar las calorías y no sentir culpa.